Síganos

Suiza, una investigadora y descubridora muy exitosa

Por Colegio Suizo de México el 15/02/19 13:00

El siguiente artículo ha sido extraído de nuestro boletín n°74, el cual fue desarrollado por Urs Gerber, profesor de Física en Secundaria y CCH de nuestro Campus CDMX y traducido por Claudia Pichardo.

Chocolate, queso, relojes, montañas y Federer. Todos conocemos las imágenes estereotipadas que los habitantes del mundo asocian con Suiza. Pero este país tiene muchas otras cualidades muy importantes.

 

Un ejemplo es la democracia directa, por medio de la cual toda la población participa en decisiones importantes acerca de las pensiones, la política exterior o las ciclovías. Para que este sistema sea viable, hace falta que los ciudadanos estén muy bien informados acerca de diversos temas y las consecuencias de sus elecciones.

 

Por lo anterior, la educación es una gran prioridad en Suiza y así la innovación y la investigación de los suizos les ha dado fama internacional. Tanto los ciudadanos suizos -que en su totalidad tienen una excelente formación- como los extranjeros que han estudiado en este país aportan mucho a la investigación, la industria y el mundo empresarial a través de la fundación de compañías independientes.

 

El camino hacia el éxito fue largo y difícil. Anteriormente, Suiza estaba marcada por la pobreza, la opresión y las hambrunas. Gracias a la cohesión interna, el orden económico liberal y las habilidades diplomáticas de sus gobernantes, este país pudo dejar atrás los tiempos difíciles y también sobrevivió dos guerras mundiales sin sufrir daños. En el transcurso del siglo XX, Suiza se convirtió en lo que conocemos hoy: una nación marcada por la seguridad, la justicia social, la estabilidad política y excelentes prestaciones sociales.

 

Muchos mexicanos aprecian cualidades típicamente suizas como la laboriosidad, la estructura, la calidad, la precisión, la puntualidad y la confiabilidad. Si combinamos estas virtudes con la espontaneidad, la creatividad y la habilidad para improvisar que tienen los mexicanos, podemos obtener resultados muy prometedores. En México existen muchas personas extremadamente talentosas que desean aprovechar su potencial y realizarse profesionalmente. El éxito a largo plazo se obtiene no solamente con talento, sino combinando éste con trabajo arduo y bien planificado y sin olvidar las habilidades sociales.

 

La condición fundamental para poder aprovechar el talento es una buena formación. Una parte de ésta se adquiere a partir de la experiencia. En Suiza no hace falta ir a la universidad para poder encontrar un trabajo interesante y lucrativo. Las carreras universitarias requieren de una mayor inversión de tiempo que la formación dual. Las personas que se deciden por formarse en el trabajo pueden comenzar una vida como adultos económicamente independientes de sus padres alrededor de los 20 años y están listos para fundar una familia. Es por ello que deciden ir a la universidad solamente los y las jóvenes que están profundamente interesados en determinada área del conocimiento y que aspiran a ganar su sustento por medio de un compromiso profundo con la materia elegida.

 

Una virtud muy importante del sistema de formación profesional dual es su permeabilidad. Quienes se formaron por esta vía tienen la oportunidad de cursar un bachillerato especial para personas que trabajan y luego matricularse en las escuelas superiores especializadas (Fachhochschulen). La combinación de profesionales en el campo laboral y planes de estudios innovadores en las Fachhochschulen también contribuyen a que Suiza sea conocida por su fuerza innovadora.

 

Las áreas en las cuales Suiza es líder en innovación son la industria farmacéutica y diversos proyectos de generación de energía, sin olvidar la investigación básica, que es muy importante. Muchos avances tecnológicos que hoy damos por sentados se dieron gracias a la investigación básica, entre ellas el teléfono móvil o el Internet. Ambos descubrimientos originalmente no fueron pensados para las funciones que desempeñan hoy. La tecnología de comunicación móvil, por ejemplo, se impulsó originalmente porque en los bosques escandinavos era muy difícil colocar postes y líneas telefónicas.

 

Al correr de los años, la telefonía móvil ya casi sustituyó a las redes fijas en México. Incluso en las regiones más remotas que no cuentan con postes o líneas telefónicas, es posible recibir la señal móvil. Hasta las personas más pobres que reciben salarios muy bajos porque trabajan en la calle, la maquila o el campo pasan tiempo en las redes sociales. Todavía no sabemos las consecuencias que traerá el mundo ficticio que se propaga por esos canales y el hecho de estar permanentemente conectados. Sin embargo, pese a todos los peligros, es imposible imaginar la vida sin los celulares y sus indiscutibles beneficios.

 

Imagen articulo blog

© ETH Zurich / Gian Marco Castelberg

 

Tanto el Internet como la telefonía móvil se originaron a partir de la investigación básica en física. Nadie en sus sueños más audaces hubiera imaginado que de ahí salieran tales resultados. Pero la industria, la mercadotecnia y la adaptación a las necesidades de los seres humanos convirtieron estas tecnologías en lo que son ahora. Los creadores del world wide web al principio se plantearon un objetivo completamente diferente: lo crearon en 1989 en el Laboratorio Europeo de Partículas Elementales (CERN) como una red de intercambio para la colaboración entre científicos. Ahora, cada segundo, miles de millones de documentos, canciones y películas viajan alrededor del mundo.

 

Si Suiza es un país tan rico en calidad de vida, buena educación e investigación de alto nivel, ¿por qué muchos de sus habitantes abandonan su zona de confort y se van a vivir al extranjero? De los 8,5 millones de habitantes, 750,000 viven más allá de las fronteras del país. No es fácil determinar satisfactoriamente las razones. Muchos se identifican a sí mismos como embajadores de la educación, la investigación y la innovación. Otros buscan la aventura, una vida más allá de las estrictas normas y estructuras. En cambio, los factores económicos no juegan un papel importante en esta decisión, tal y como era en el siglo XIX, cuando para muchos suizos había mejores perspectivas de vida en el extranjero. Se trata más bien de diferentes formas de autorrealización que busca la gente. Muchos de ellos regresan temporal o permanentemente a Suiza para compartir sus experiencias y conocimientos adquiridos en todo el mundo.

 

En mi caso personal, al principio no me llamaba el vasto mundo exterior, sino que encontré trabajo en el Instituto de Bioquímica Max-Planck en Múnich. Después de hacer mi doctorado en física de partículas y del estado sólido, desarrollé junto con otros colegas un modelo para el análisis de datos de pacientes con cáncer, el cual contribuiría más adelante a que se pudieran encontrar nuevos medicamentos. Escribí los programas sobre todo en el lenguaje de programación C++ y llevé a cabo las simulaciones correspondientes en supercomputadoras. En mis proyectos de investigación, el desarrollo de algoritmos eficientes siempre fue una parte fundamental. Después, mi trabajo se concentró más en la simulación de modelos de átomos en rejillas ópticas, con las cuales se construyen computadoras cuánticas.

 

Antes y durante mi formación universitaria desarrollé bombas de insulina en Roche Diabetes Care con otros físicos, químicos, ingenieros y licenciados de patentes. También en México la diabetes es un tema candente en este momento y se relaciona con la necesidad de investigar e innovar, pues el número de enfermos aumenta constantemente. Demasiado estrés, la falta de actividad física, comidas irregulares y demasiado abundantes, pero también el consumo de bebidas azucaradas son los factores que contribuyen a esta situación. México se ha convertido en un mercado interesante para la industria farmacéutica y las empresas que fabrican bombas de insulina.

 

Más allá de mi trabajo como investigador, siempre me encantó pasar tiempo con mis estudiantes y alumnos. Y así regresamos a las razones de trabajar como suizo en el extranjero. Considero que soy un embajador de la labor en ciencia e innovación que hace mi país. Quiero compartir mis experiencias de trabajo tanto del ámbito universitario como de otras áreas aquí en el Colegio Suizo, de manera que mis alumnos aprendan de algoritmos, programación y también adquieran un enfoque interdisciplinario.

 

Todos los días me alegro de ser profesor en esta institución. Estoy seguro de que más adelante los alumnos más entusiastas también serán embajadores de una mentalidad de innovación e investigación, ya sea en México o en otras partes del mundo. Me siento muy satisfecho de poder acompañarlos un trecho en ese camino.

 

-Urs Gerber, profesor de Física en Secundaria y CCH Campus CDMX.

-Claudia Pichardo, traducción.

 

Sin lugar a dudas es un privilegio para nosotros contar con un profesorado de alta calidad que fomente el desarrollo intelectual de nuestros alumnos. Aunado a la preparación educativa que brinda cada profesor, se busca apoyar el aprendizaje de los idiomas, gracias a que muchos profesores son originarios de diferentes nacionalidades y esto permite que nuestro alumnado viva rodeado de diferentes culturas. Conozca más ventajas de que sus hijos estudien en un modelo multicultural, descargando el siguiente e-Book GRATIS.

 

New Call-to-action

 

Tags: Insider

Notas Recientes

Suscríbete al Newsletter